Declaración de la renta: “La Iglesia ahorra a España en educación 2.800 millones de euros”

62
Fernando Giménez Barriocanal_ entrevista Declaración de la renta
Fernando Giménez Barriocanal_ entrevista Declaración de la renta

 

“Marcar la X en la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta es un oportunidad de colaborar para construir una sociedad más justa”.

Por Margarita García

FERNANDO G. BARRIOCANAL. Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española

 

¿Por qué marcar la X en la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta? 
Porque ni pagamos más ni nos devuelven menos. Para los católicos, es un mandato contribuir con las necesidades de la Iglesia, y para los que no lo son, es una oportunidad de colaborar con quien está haciendo una sociedad mejor. La Iglesia aporta muchos beneficios, primero, porque transmite valores que construyen una sociedad más justa. En segundo lugar, el mantenimiento del patrimonio cultural reporta grandes beneficios a la economía (sabemos que solo el Camino de Santiago genera más de 1.400 millones de euros). La red de colegios concertados de la Iglesia, donde estudian cerca de 1.500.000 de nuestros hijos, está ahorrándole a las administraciones públicas, según datos del Ministerio de Educación, más de 2.800 millones de euros. Además, ¿quién atendería a los más de 2.500.000 de personas que han pasado por los centros de la Iglesia para mitigar la pobreza? Son decenas de miles de millones de euros lo que la actividad de la Iglesia ahorra a los españoles.
El porcentaje de X marcadas, ¿en cuántas personas se traduce? 
El 35 por ciento de las declaraciones que se presentan en España llevan la asignación a favor de la Iglesia. Son, aproximadamente, 7.500.000 de declaraciones. Es decir, 9.000.000 de contribuyentes (teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas) marcan cada año la X a favor de la Iglesia católica.
¿En qué actividades invierte la Iglesia sus recursos?
El dinero que recibe de los contribuyentes, sirve, primero, para pagar la seguridad social de los sacerdotes. Otra parte está destinada a instituciones y, el resto, a las 69 diócesis, según su situación económica. De esta manera, las diócesis más pobres son adjudicatarias, proporcionalmente, de más dinero.
¿Qué actividades realiza la Iglesia?
La Iglesia tiene tres grandes fines: el primero es el anuncio del Evangelio, para lo que hace falta dinero. Los misioneros, la catequesis de las parroquias, la actividad educativa, etc. El segundo, toda persona que ha recibido la fe, la celebra. En España, se celebran más de diez millones de Eucaristías al año. Para expresar la fe, hacen falta las 22.700 parroquias que hay en nuestro país. Cuando el anuncio del Evangelio te cambia la vida, descubres en el otro, especialmente en el necesitado, el rostro de Cristo. Aquí aparece el tercer fin, la actividad asistencial, no como ong, sino desde el convencimiento de que el otro es Jesucristo. Por eso, estamos en los hospitales, en las cárceles, con los emigrantes, con la gente que no tiene qué comer… La última memoria de actividades de la Iglesia dice que más de 4.000.000 de personas en España fueron atendidas por toda la red de ayuda que tiene la Iglesia, tanto a través de Cáritas como a través de otras instituciones que forman parte de la Iglesia.
¿Concede el Estado algún privilegio a la Iglesia católica?
La Iglesia obtiene solo lo que los contribuyentes deciden que reciba. Este mecanismo de colaboración figura en el artículo 16 de la constitución española y se ajusta a los acuerdos entre la Iglesia y el Estado. El mecanismo podría ser otro, ya que, por ejemplo, otras confesiones religiosas no tienen asignación tributaria, sino ayudas directas. También se habla de los privilegios fiscales, pero, en realidad, la Iglesia tiene el mismo régimen fiscal en materia de iva, ibi, etc., que el resto de confesiones religiosas, de fundaciones o de fundaciones de partidos políticos en España.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta