Diversión libre de pantallas

187

Llega el verano, un tiempo perfecto para jugar en familia. Estas vacaciones te proponemos dejar las pantallas y echar mano de alguna de las propuestas más tradicionales

Por Marta Peñalver. Con la asesoría de Marta Martín de Ludoteque.    
Actividades de interacción
Para mejorar la comunicación y el entendimiento, no pueden faltar actividades de interacción, que permiten a los niños desarrollar su coordinación y su expresión oral y corporal, y les ayudan a empatizar con los demás. Pueden ser juegos al aire libre (balón prisionero, rayuela, pañuelo, bulldog, carretilla…); o actividades que puedan desarrollarse en interior, como juegos de mímica, preparar una obra de teatro, ensayar un baile o cocinar en familia.
Juegos de mesa tradicionales
Estos juegos no pasan de moda. Son muy beneficiosos para los niños ya que les enseñan a respetar las reglas del juego y a trabajar en equipo, y además, les permiten ejercitar la paciencia y mejorar la memoria, la concentración y la agilidad mental. Ajedrez, parchís, dominó, memory, damas, UNO, Dixit, Time’s Up o puzles, cualquiera es perfecto para jugar en familia.
Manualidades
Mejoran la concentración, fomentan la creatividad, y permiten desarrollar la destreza manual y la coordinación de las manos con los ojos. Con buenas ideas se pueden hacer cosas realmente vistosas y útiles. Hemos seleccionado: recoger piedras y decorarlas para, por ejemplo, contar una historia o jugar al tres en raya; hacer pulseras o trenzas con hilo; papiroflexia; alfarería con arcilla o masa de modelar; y realizar pequeños experimentos científicos. Internet es una gran fuente para encontrar ideas.

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta