myriam garcía

Estos son los profesionales que hicieron posible durante estos 10 años la Revista Misión.

Ángeles Conde

Llegué en el número 18 de Misión, hace 8 años, con la esperanza de hacer el mejor trabajo posible en una publicación entonces pionera. En Misión aprendí a hacer las cosas a fuego lento después de cinco frenéticos años en Popular tv en los que cada día hacíamos malabares para sacar dos informativos adelante. La revista me ayudó a ir al fondo de los hechos, a saborear los temas y a buscar las causas últimas. Allí pasé tres años de periodismo artesanal, casi de orfebre, para poder ofrecer la mejor de las joyas a nuestros lectores. Llevo cinco años en Roma sin dejar de mirar atrás porque, como dice el Papa Francisco, no se puede ir adelante sin la memoria del pasado. Buon compleanno cara squadra. Auguri Misión!

Miryam García

En 2012, aterricé en Misión con el objetivo de conseguir mayor apoyo de nuestros lectores. Entre donativo y donativo observaba a mis compañeros ejercer el periodismo y aprendí cómo se gesta una revista. Misión ha sido un paso vital para ejercer mi actual labor al frente de la revista Gesto. ¡Gracias queridos compañeros

 

Lourdes Téllez

Misión fue para mí el inicio de mi carrera como periodista en 2007, primero como becaria y luego como redactora. Un aprendizaje de casi tres años que me ayudaron a crecer como profesional y como persona. Hoy soy corresponsal freelance para medios de México y EE. UU. en temas que cuesta más transmitir valores cristianos. Por eso nació Misión y por eso debe continuar. ¡Felicidades y a por otros diez años!

 

Belen Manrique

Tan solo diez días después de mi primer encuentro con Dios, me ofrecieron trabajo en Misión. Y en parte gracias a mi trabajo descubrí mi vocación: ser testigo del amor de Dios como misionera. Hace cuatro años abandoné la revista para venir de misionera a Etiopía.

 

Jesús García

Soy escritor y periodista. Llegué a la revista porque Belén Manrique dejó vacante un puesto al irse de misionera, ¡qué fuerte! Mi paso por Misión fue breve pero muy enriquecedor sobre todo por el grupo de personas que hace posible que esta revista salga. Es un pequeño gran milagro y verlo y tocarlo no fue otra cosa que un testimonio de que sí, Dios es real. Si no, ¡Misión sería imposible!

Georgina Salgado

Recibí el encargo de corregir el primer número de Misión con una mezcla de emoción y vértigo. Mi empresa, Caja Alta, llevaba poco camino andado y, aun así, confiaron en mí. Sin embargo, parece que funcionó ya que por mis manos pasaron 42 ediciones. Me siento orgullosa de haber podido aportar unos granitos de arena en este hermoso proyecto.

 

Jara Bedmar

Soy licenciada en Ciencias de la Información pero con don comercial, así que di un grito a mi carrera hacia el sector publicitario gracias a la oportunidad que me dio Misión de llevar la publicidad en los inicios de la revista. Misión fue para mí hogar, asentamiento y reto. Allí despegó lo que actualmente es mi vida laboral. Fue el inicio de un gran amor por la profesión de fusionar el periodismo con las acciones publicitarias. Una etapa que, sin duda, agradeceré todos los días haber vivido.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.