Cuando se trata de aprender una profesión, los conocimientos prácticos son tan importantes como los teóricos. Por eso, una de las mayores apuestas de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) son sus instalaciones, donde los alumnos ponen en práctica lo aprendido, y se preparan para tener su primer contacto con el mundo laboral a través del programa de prácticas de la UFV.

Para que los jóvenes puedan familiarizarse con la práctica desde el primer curso, la UFV pone a su disposición instalaciones que simulan escenarios y herramientas reales con las que los profesionales de los distintos ámbitos trabajan habitualmente. Para la rama de ciencias, los estudiantes de la UFV tienen a su disposición el Centro Universitario de Simulación Clínica Avanzada, pionero en Europa, que cuenta con una ambulancia, cuatro consultas de atención primaria, dos boxes de urgencias, un quirófano y un paritorio, así como con una unidad de cuidados intensivos, una cámara de Gesell y cinco laboratorios biosanitarios, tanto de biotecnología como de farmacia, con equipamiento de última generación.
En el caso de la facultad de Comunicación, los tres platós de televisión y los seis estudios de radio, además de una redacción multimedia y las salas de montaje y posproducción de animación están al servicio del grupo Mirada 21, un conglomerado compuesto por un periódico digital, una televisión, una agencia de publicidad y diseño, y una radio con la que los alumnos, además de poner en práctica lo aprendido, pueden colaborar de manera más estrecha en las actividades de la facultad y acceder a una beca para el pago de sus estudios.
Además, la UFV cuenta con salas de fisioterapia, un laboratorio de informática y estudios de bellas artes para el resto de carreras universitarias.
Intensa preparación
Así, la UFV ofrece una intensa preparación práctica y académica que encamina al alumno de manera más precisa hacia el mercado laboral, con el que tiene su primer contacto a través del sistema de prácticas que la universidad pone a su disposición. “Nosotros entendemos que la realización de las prácticas tiene que constituir un beneficio para los alumnos, y aportar un valor para la empresa a la que acudan”, precisa Marta Montojo, coordinadora general del programa de prácticas de la UFV, quien subraya que el éxito en este primer encuentro laboral depende, en gran medida, del proyecto formativo, en el que se da especial importancia al aprovechamiento de los medios de la universidad para, después, poder rendir al máximo en el trabajo.
“A través del programa de prácticas el alumno perfila hacia dónde quiere dirigir su carrera, porque en el plano teórico todos tenemos una idea de lo que querríamos hacer, pero, cuando eres joven, no sabes qué implica trabajar en un determinado ámbito profesional”, asegura Montojo.
“El programa de prácticas, que cuenta con más de 3.000 empresas asociadas, ayuda a los alumnos a orientar su carrera profesional y a conseguir determinadas competencias profesionales que se adquieren al realizar un trabajo”, añade Montojo. Un aprendizaje integral que ha llevado a la UFV –según un estudio realizado el pasado mes de mayo por la Fundación CYD–,  a convertirse “en la universidad privada mejor valorada de la Comunidad de Madrid en las prácticas en empresas”.
Sin duda, estos reconocimientos se deben al valor que la institución otorga al hecho de trabajar en unas instalaciones muy parecidas a las que se usan en los centros de trabajo, con las herramientas y los métodos que utilizarán en su día a día profesional.

Para la rama de ciencias, los estudiantes de la UFV tienen a su disposición el Centro Universitario de Simulación Clínica Avanzada, pionero en Europa, que cuenta con una ambulancia, cuatro consultas de atención primaria, dos boxes de urgencias, un quirófano y un paritorio, así como con una unidad de cuidados intensivos, una cámara de Gesell y cinco laboratorios biosanitarios, tanto de biotecnología como de farmacia, con equipamiento de última generación.

Áreas deportivas
Además del estudio y las prácticas, para los alumnos también son necesarios algunos momentos de distensión. Por eso, a las instalaciones técnicas se unen las deportivas, con pistas de pádel y tenis, un campo de fútbol sala, uno de voleibol y uno de fútbol 7 y, próximamente, un nuevo polideportivo.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta